El TAPE ART surge a manos de un grupo de artistas espontáneos que  “pintaban” con cintas los suelos en EEUU, en el año 1989. Sin embargo esta actividad artística no coge fuerza y se difunde por el mundo transformando todo tipo de espacios, ya sean públicos como privados, hasta 1993.
A España llega en 2011, concretamente a Valencia, donde se crea el colectivo TAV (Tape Art Valencia). Sus creadores, una ilustradora, un arquitecto y un publicista, crean todo tipo de intervenciones, con la particularidad de que todas son efímeras.
Uno de sus creadores explica así las características de esta corriente artística, “Su esencia es la de un arte efímero, sencillo, muy colorista y prácticamente sin límites. Los tape artistas son creativos e innovadores y cada trabajo nuevo que se presenta es un reto distinto, con una provocación en el tamaño, los colores y materiales y por supuesto la propia propuesta de diseño”.
tape-artist

Un Street Art efímero

A lo largo del tiempo han surgido numerosas técnicas para crear obras callejeras, y ahora lo que antes se hacía con spray o pincel se hace también con este nuevo instrumento: la cinta adhesiva. Eso sí, a diferencia de sus técnicas hermanas, la particularidad de este nuevo acabado es que el arte callejero deja de ser perpetuo y ahora se transforma en algo instantáneo y efímero.
Para estos artistas, la obra varía mucho dependiendo fundamentalmente del espacio en dónde se va a realizar. Todo cambia dependiendo de si se va a desarrollar en interior o exterior, y también de la superficie en donde irán colocadas las cintas.

tape-art-exterior

Con el tiempo, el Tape Arte ha dado paso a otra tipo de arte, conocido coloquialmente como “Washi Tape”, otro tipo de cintas ahora de papel, de numerosos colores, formas y dibujos, que se utilizan bien para manualidades hasta como elemento decorativo en todo tipo de superficies. Son dos tipos de arte que en realidad avanzan en paralelo, totalmente diferentes, puesto que mientras que el Washi Tape se utiliza en la decoración de pequeños elementos, el Tape Art sin embargo, son obras de grandes dimensiones y para las que se necesita mucho tiempo de ejecución.
A pesar de esta característica perecedera del Tape Arte, gracias a las nuevas tecnologías y al video arte, los tape artistas pueden perpetuar esta corriente artística para que la la obra no muera nunca y perdure en el tiempo.